• Home
  • Empresas
  • ¿Cómo se pasa de emprendimiento a empresa? La experiencia de Gabriel Massuh

¿Cómo se pasa de emprendimiento a empresa? La experiencia de Gabriel Massuh

Un emprendimiento es un sueño y un negocio ya es una realidad. Formalizar la actividad es uno de los pasos más importantes para proyectarse y alcanzar ...
Gabriel Massuh cómo hacer una empresa

Un emprendimiento es un sueño y un negocio ya es una realidad. Formalizar la actividad es uno de los pasos más importantes para proyectarse y alcanzar el éxito. 

Impulsar y proyectar un negocio puede ser difícil, sin embargo, los resultados reflejados en la perseverancia y el trabajo duro son la mejor recompensa a la hora de decidir fundar un emprendimiento. De ahí en más, emprender se convierte en un viaje lleno de dificultades, donde la voluntad y expertise del navegante será fundamental para mantenerse a flote. 

Emprender consta de determinación, conocimiento y pasión y de ello una voz autorizada es Gabriel Massuh Isaías, empresario chileno-ecuatoriano que combinando aquellas virtudes logró, siendo muy joven, construir una empresa próspera en un país desconocido como Chile hace ya más de 20 años.

Pero, ¿cómo pasar del sueño del emprendedor a un empresario consolidado? Es el paso natural de cualquier idea y negocio, lo que implica una serie de nuevos factores y obligaciones que convertirán ese negocio en algo más grande y profesional. 

Tener una empresa en nuestro país va más allá de la idea y el negocio. Las regulaciones conllevan una serie de obligaciones donde además de responder a los desafíos del mercado, los clientes o proveedores, también es fundamental trabajar con seriedad ante las instituciones públicas como el Servicio de Impuestos Internos, las municipalidades y otros actores que exigen las condiciones que una empresa necesita para ser un éxito.

A continuación, Massuh entrega las claves para consolidar un negocio en nuestro país. Una hoja de ruta para no descuidar ningún paso a la hora de formar una empresa.

1. Estructura organizacional

Chile es un país próspero para emprender. Sus regulaciones y seriedad, además de una estabilidad y un mercado atractivo son tierra fértil para cualquier negocio e idea innovadora. 

Con aquello en mente y mucho trabajo duro, el negocio fácilmente puede alcanzar sus objetivos y crecer rápidamente. Pero con el éxito, vienen más responsabilidades. Para Massuh es clave mantener el foco y comenzar a proyectar el negocio hasta alcanzar estructura, organización y formalización.

Según Massuh Isaías, “comprender la naturaleza de la empresa es el primer paso. Formalizar el negocio va más allá de los productos sino que se convierte en la estructura base de tus sueños”, enfatiza.

En ese sentido, lo más importante es definir los aspectos legales, financieros y tributarios de la empresa, definir si el tipo de sociedad será colectiva o individual, trazar objetivos y visión y elaborar una estructura organizacional que permita el trabajo e independencia de cada área.

Una empresa individual es aquella donde una sola persona es propietaria y responsable. Esta estructura es simple, sin embargo, el dueño asume personalmente toda la responsabilidad legal y financiera. 

Una empresa colectiva, por su parte, involucrará a dos o más personas que compartirán la propiedad y la gestión. ¿Cuál escoger? Dependerá de la estructura entre Sociedad de Responsabilidad Limitada (Ltda.), Sociedad por Acciones (SpA) o Sociedad Anónima (S.A.), entre otras.

2. Estructura de equipos 

Para alcanzar esa independencia, lo principal dentro de la estructura organizacional es definir tareas. Un emprendedor no puede llevar la carga de toda la empresa sobre sus hombros, sino ser capaz de confiar en sus equipos y delegar responsabilidades. 

No es práctico ni deseable que el dueño o gerente se encargue de todas las tareas. Además de verse poco serio a la hora de tener una empresa consolidada, tampoco una sola persona dominará todas las áreas.

Desarrollar un equipo competente y confiable liberará funciones y permitirá que la empresa sea conducida según su planificación y dirección estratégica hacia un crecimiento sostenido.

3. Plan de negocios

Un negocio es un desafío constante. El mercado es competitivo y los clientes exigentes. Por eso la excelencia no sólo debe mostrarse en el papeleo y ante las autoridades sino que también debe ser reflejo de una certera e inteligente visión de mercado.

Por ello, adoptar estrategias integrales que impulsen el crecimiento y aseguren la sostenibilidad del negocio es fundamental a la hora de consolidar la empresa. 

La definición precisa del segmento de mercado objetivo, garantizando que inversión y esfuerzos estén alineados con las necesidades y expectativas de los clientes potenciales contribuirá a identificar y tomar decisiones para diversificar las fuentes de ingreso y establecer nuevos canales comerciales.

Un buen plan de negocios no debe descuidar aquellos aspectos y debe ser garantía para trabajar con seriedad a largo plazo, observar resultados y forjar asociaciones estratégicas que servirán como base. 

4. Estructura financiera

La proyección y el manejo responsable de las finanzas y recursos de la ahora empresa no debe ser subestimada. Siendo una de las áreas más importantes y con mayor responsabilidad, su celo debe ser fundamental. 

Según Gabriel Massuh, “La liquidez, más que la rentabilidad, es a menudo la piedra angular de la viabilidad empresarial”. En ese sentido, muchas empresas se enfocan en la rentabilidad y descuidan otros criterios a la hora de manejar los recursos. 

Las obligaciones fiscales también son relevantes dentro de este orden y lo importante es conocer sus alcances según el tipo de empresa o sociedad formalizada. En ese sentio, las empresas individuales tributan sobre la base de ingresos personales del propietario, mientras que las empresas colectivas experimentan un régimen fiscal diferente que puede incluir desde impuestos corporativos hasta otras obligaciones ante los organismos tributarios.

Una estructura financiera organizada y profesional es el siguiente paso para alcanzar el éxito. Entendiendo cómo funciona, los equipos deben dominar y apoyarse en herramientas de gestión para asegurar el seguimiento y control de las finanzas, permitiendo que ante cualquier contingencia se pueda anticipar y cubrir compromisos económicos a corto y largo plazo.

La formalización, orden, estructura y metodología de una empresa consolidada garantizará que pueda operar de manera independiente y alcanzar objetivos de expansión responsable.

La experiencia sólo será relevante con el paso del tiempo según Massuh Isaías. Los primeros pasos siempre deben ser en compañía y asesoría para fortalecer lazos y confianzas que prepararán el camino hacia el éxito empresarial. Más allá de lo administrativo, un negocio es un activo, un sueño y un valor para clientes, sociedad y el país.


Scroll al inicio